lunes, 22 de octubre de 2007

ENVASADO TRANSPORTE Y CONSERVACION DE FRUTOS

El arazá es una fruta muy delicada y perecible, de modo que su manejo debe ser
realizado con mucho cuidado. Galvis & Hernández (1993 b) previenen en cuanto a la
necesidad de prestar atención especial al estado sanitario del fruto en la cosecha,
condiciones de envasado, transporte y almacenamiento.
El transporte del fruto para el comercio in natura es extremadamente difícil debido a
que éste es altamente sensible a la pudrición (Swift & Prentice, 1983). Los frutos
cogidos debem ser transportados en recipientes rígidos y resistentes, como
contenedores plásticos o cajas de madeira (Pinedo, 1981; Picón, 1989). Pinedo (1981)
recomienda que el recipiente tenga un máximo de 15 cm de altura. Picón (1989)
sugiere cajas que miden 50 x 30 x 20 cm y que permiten transportar fácilmente entre
15 a 20 kg de frutos, sin deteriorarlos. De cualquier forma, es importante que,
cualquiera sea el recipiente, éste sea firme y no se coloque un número excesivo de
frutos unos sobre otros; un máximo de tres camadas de frutos por recipiente parece
razonable


En los mercados y ferias o para la industria, la oferta de frutos en buenas condiciones dependerá también de la duración del transporte y de las condiciones de los caminos. Un período largo de transporte por malos caminos
puede proporcionar un mayor porcentaje de frutos comprometidos.
Siendo el fruto de arazá bastante delicado, ablandándose con facilidad, se recomienda que sea procesado en forma de pulpa lo más rápido posible, para luego guardarla congelada o refrigerada hasta el momento de su comercialización o para utilizarla en la obtención de otros productos. Es muy importante que las plantaciones comerciales de arazá estén muy próximas a la Unidad de Procesamiento de Pulpa, lo que, además de disminuir los costos de transporte, permite que los frutos se mantengan íntegros, sin machucones y/o rotura de la cáscara, lo que dificulta el inicio del proceso de
degradación de los frutos y por lo tanto garantiza la calidad de los productos que se puedan obtener.